Conoce mas sobre... La Tuberculosis

26 de Marzo de 2018

Conoce mas sobre... La Tuberculosis

La Tuberculosis es todavía la segunda enfermedad infecciosa más importante a nivel mundial, después del SIDA y una de las que más muertes produce, a pesar de los adelantos en el diagnóstico y la eficacia de los tratamientos.

 

La tuberculosis es una enfermedad causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones, pero también puede dañar otras partes del cuerpo, aunque la Tuberculosis es curable y prevenible, si no se trata adecuadamente, puede ser mortal.


El contagio de tuberculosis ocurre cuando una persona sana inhala microscópicas gotas de saliva procedentes del enfermo, que se generan cuando este tose o estornuda, estas gotas con bacterias tienen un tamaño muy pequeño y llegan a zonas profundas del pulmón de la persona sana, donde podrían proliferar dando lugar a la enfermedad.

 

Aproximadamente un tercio de la población mundial está infectada por el bacilo de la tuberculosis, solo una pequeña proporción de los infectados enfermará, las personas con sistemas inmunitarios debilitados corren un riesgo mucho mayor de enfermar de tuberculosis, algunos de los síntomas de esta enfermedad son:

  • Tos intensa que dura 3 semanas o más
  • Dolor en el pecho
  • Tos con sangre o esputo (flema que sale del fondo de los pulmones)
  • Debilidad o fatiga
  • Pérdida de peso
  • Falta de apetito
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Sudor durante la noche

 

Esta enfermedad infecciosa puede tratarse, el tratamiento se basa en la toma de varios antibióticos durante periodos de tiempo nunca inferiores a seis meses, suelen combinarse dos antibióticos (isoniazida y rifampicina son los más frecuentes), pero asociando uno o dos antibióticos más durante los primeros dos meses, para que la actuación sobre la bacteria sea más agresiva desde el principio, aunque hay tratamientos estándar para la tuberculosis, el médico recetará el que considere más adecuado para cada caso y en la dosis exacta.

 

Consejos para el seguimiento del tratamiento de tuberculosis

 

1. El tratamiento de la tuberculosis es largo y complicado, pero es muy importante tomar la medicación todos los días y durante los meses que el médico indique, hay mucha gente que cuando nota mejoría, abandona el tratamiento, muchas de esas personas volverán a desarrollar la enfermedad; y es posible que las nuevas bacterias sean resistentes a los tratamientos convencionales.

2. La medicación debe tomarse una vez al día y con el estómago vacío, preferentemente por la mañana, ya que aumenta la absorción, tanto en cantidad como en velocidad, incrementando la efectividad del tratamiento. No se debe ingerir nada hasta una media hora después de tomar la medicación.

3. Es conveniente el uso de protección solar durante el tratamiento de la tuberculosis, incluso cierto tiempo después de haberlo terminado, ya que algunos de estos medicamentos pueden producir fotosensibilidad (mayor sensibilidad a los rayos del sol).

4. Durante el tratamiento de la tuberculosis, el médico hará pruebas para conocer la evolución de la enfermedad (repetirá el análisis del esputo y la radiografía); así como análisis de sangre, esto se realiza para conocer el estado de funcionamiento del hígado, ya que algunos de los medicamentos que se emplean con mayor frecuencia para tratar la tuberculosis pueden resultar hepatotóxicos (inducen toxicidad en el hígado), este es uno de los principales efectos adversos, aunque generalmente de carácter leve, y en muchos casos, la causa del abandono del tratamiento antes de tiempo.

5. Es aconsejable no beber alcohol durante el tratamiento.

6. A las dos o tres semanas, se considera que el paciente deja de ser infectivo, es decir, existe mucho menor riesgo de que otra persona se contagie por contacto con el paciente, habitualmente, en este tiempo el paciente es capaz de volver a su rutina diaria.

7. El tratamiento de la tuberculosis no suele requerir hospitalización, solo en casos graves, como la diseminación de la enfermedad o que ésta se haya establecido en alguna localización importante (como el cerebro), si no hay complicaciones, el paciente puede seguir el tratamiento en casa.

8. Otros medicamentos pueden producir alteraciones de la visión (etambutol), mientras que la rifampicina, uno de los principales antibióticos utilizados, puede teñir los fluidos del cuerpo de color anaranjado (la orina, las lágrimas o el sudor), esto es absolutamente normal y no se debe interrumpir el tratamiento por ello.

 

El tratamiento para la tuberculosis es muy eficaz, el paciente puede notar mejoría en un corto espacio de tiempo, pero no se debe abandonar el tratamiento, ya que completar el ciclo de antibióticos asegura una curación total de la enfermedad, por ello, la tuberculosis es una enfermedad relativamente fácil de curar y de manejar, ya que al poco tiempo de tomar la medicación, el paciente deja de expulsar bacterias.

 

El 24 de marzo se conmemora el “Día de la Tuberculosis”, este evento anual recuerda la fecha en 1882, en que el DR. Robert Koch descubrió la bacteria que causa esta enfermedad, este día sirve para generar un mayor nivel de conciencia respecto de la epidemia mundial de tuberculosis y de los esfuerzos para acabarla.

 

De igual forma, es importante recordar, que acudir regularmente al médico, nos puede ayudar a prevenir e identificar cualquier tipo de enfermedad, que diagnosticada a tiempo puede salvar nuestra vida y evitar un daño irreversible en nuestra salud, recuerda que, cuidarte es quererte y querer a los tuyos también.

 

FUENTES:

http://www.who.int/es/ - Organización Mundial de la Salud,

https://medlineplus.gov/.

Comenta y participa

Publicaciones recientes
imagen_noticia Obesidad Infantil Hace 4 días
imagen_noticia ¿Qué es el síndrome de Rubinstein - Taiby? Hace 13 días
imagen_noticia Consecuencias del consumo de drogas Hace 20 días