Más integración es menos discapacidad

01 de Diciembre de 2017

Más integración es menos discapacidad

El 3 de diciembre, se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

La discapacidad es, según la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (2006) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), “Un concepto que evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias y las barreras debidas a la actitud y al entorno que evitan su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”.


En este sentido, las personas discapacitadas son aquellas que poseen limitaciones:


1.       Físicas o motoras, bien sea del tronco, o de extremidades superiores o inferiores.

2.       Sensoriales, como auditiva, visual o de comunicación y comprensión  lenguaje.

3.       Mental, como el síndrome de down o el retardo mental.


De manera que, la discapacidad influye en el desarrollo y desenvolvimiento de las personas dentro de la sociedad, a diferencia de la población que no posee esta característica, quienes están totalmente habilitados para realizar cualquier actividad física o mental.


 

Cabe resaltar que algunas de estas limitaciones las adquieren las personas durante su vida, mientras que en otros casos, los individuos nacen con esta condición, por ejemplo, una persona que tenga un accidente de tránsito grave, puede quedar discapacitado físicamente, o bien, una mujer que se encuentre embarazada y sufra accidentes físicos, presente problema de salud o alguna complicación con un medicamente, puede dar origen a que su bebé, al nacer, pueda padecer alguna limitación.


 

En lo referente a los niños, la Organización Mundial de la Salud (OMS), desarrolló un documento en donde expone una serie de fundamentos que justifican el apoyo a los niños con discapacidad, entre los cuales podemos mencionar:


  • Fundamento científico: Está comprobado que los tres primeros años de vida de todo ser humano, tienen un alto impacto en el desarrollo, crecimiento y progreso de las personas, ya que en este período el cerebro se desarrolla de una manera rápida.
  • Fundamento programático: La creación y aplicación de programas de desarrollo infantiles dirigidos a niños que presenten discapacidad tienen un doble impacto, primero, incrementan los índices de desarrollo, supervivencia, aprendizaje y aplicación de programas educativos en el infante.
  • Fundamento económico: La buena atención a los niños con discapacidad, así como la garantía de oportunidades de desarrollo en su infancia, mejoran notablemente las probabilidades de que, cuando crezca, sea un adulto productivo y totalmente integrado a la sociedad.


 

Así vemos como la garantía de un ambiente idóneo, donde el niño cuente con atención, respeto, oportunidades e inclusión, permite, en primera instancia, que los padres puedan destinar más tiempo a sus actividades laborales y, en segundo lugar, empodera a los niños para que, durante su etapa de desarrollo y su adultez, puedan sentirse como lo que son, ciudadanos responsables, empoderados e integrados a la sociedad.


 

Según la información emitida por la Organización de las Naciones Unidas, la población actual ronda por los 7 mil millones de personas y, una de cada siete, sufre algún tipo de discapacidad, es decir, que existen más de mil millones de personas con esta condición, de los cuales, más de cien millones, son niños, quienes tienen 4 veces más probabilidades de ser víctimas de la violencia, como resultado de la ausencia y omisión de programas educativos y sociales, tanto desde su niñez como durante su juventud.


 

Por otro lado, en el año 2011, el Banco Mundial y la OMS, realizaron una alianza con la finalidad de generar el “Informe Mundial sobre la Discapacidad”, en donde ofrecen cifras e información que llaman la atención y nos invita a replantearnos y pensar mejor en esta condición que aqueja a tantas personas, ya que la responsabilidad de mejorar la condición de vida de estas personas depende, no solo de las políticas gubernamentales, sino de la actuación de todos y cada uno de los miembros de la sociedad.


Un ejemplo de las responsabilidades que posee, tanto el Gobierno es, generar las políticas y condiciones sociales, laborales y sanitarias que permitan la atención, seguimiento e inclusión de éstas personas, sin dejar de lado la formación y el incentivo económico de todas y cada una de las personas que forman parte del grupo de trabajadores que se relaciona directamente con los discapacitados.


 

Un ejemplo de los problemas a los que se enfrentan a nivel mundial las personas con discapacidad, son los siguientes: En los Estados Unidos, el 80% de las personas dedicada a la asistencia social, no cuenta con una formación académica formal, así como tampoco poseen calificaciones. Acerca de las personas sordas, la OMS realizó una encuesta en 93 países, de los cuales en 31 países no existía ningún intérprete de señas, mientras que en otros 30 Estados, había apenas 20 o menos intérpretes de señas.


Ahora bien, en lo que respecta al tema de la discapacidad en nuestro país, el Estado colombiano ha ratificado dos importantes instrumentos, el primero, fue, la “Convención Interamericana para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad”, elaborado por la Organización de Estados Americanos (OEA), y el segundo, la “Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad”, creado por la ONU.


 

Además de los compromisos ratificados por Colombia, los artículos 13, 47, 54 y 68 de la Constitución, hacen referencia al compromiso del Estado con la protección, educación e integración de todos y cada uno de los discapacitados a la sociedad, para que puedan disfrutar de una vida plena, también a través del Sistema Nacional de Discapacidad (SND), perteneciente al Ministerio de Salud y Protección Social.


Más allá de todo el aspecto legal, sumamente importante porque protege y reivindica los derechos de las personas con discapacidad, es trabajo de todos y cada uno de los miembros de la sociedad, velar; cumplir; hacer cumplir y promover la integración de los hombres, mujeres y niños que posean algún tipo de limitación, porque ellos, son personas con los mismos deberes y derechos que el resto de la población, además, demuestra la hermandad y el compromiso de los ciudadanos por hacer de Colombia, un país grande lleno de oportunidades, crecimiento y esperanza.


 

Por eso en Comparta-EPS, estamos seguros de que, además de las posibilidades legales y sociales, la calidad de vida de las personas con discapacidad mejora con la ayuda de todos y cada uno de los miembros de la sociedad que entienden, aceptan e integran a estas personas para que se desarrollen, demostrando así que, con voluntad y con apoyo, la discapacidad se diluye, dando paso a la igualdad y la felicidad.


 

Fuentes:



“Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y Protocolo Facultativo”, 2006, Organización de las Naciones Unidas: http://www.un.org/disabilities/documents/convention/convoptprot-s.pdf

“El desarrollo del niño en la primera infancia y ladiscapacidad: Un documento de debate”, 2013, Organización Mundial de la Salud: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/78590/1/9789243504063_spa.pdf?ua=1

“Informe Mundial sobre la Discapacidad”, 2011, Organización Mundial de la Salud y Banco Mundial: http://www.who.int/disabilities/world_report/2011/summary_es.pdf?ua=1

 

Comenta y participa

Publicaciones recientes
imagen_noticia La Esclerosis Múltiple. Una enfermedad silenciosa Hace 2 meses
imagen_noticia Comparta celebra 22 años de Servicio con Solidaridad y Resolución Hace 2 meses
imagen_noticia Más integración es menos discapacidad Hace 2 meses