La vida después de un trasplante

06 de Junio de 2019

La vida después de un trasplante

 

Para algunas personas, conseguir un trasplante puede sentirse como otra oportunidad de vida. Hay muchas ventajas que vienen con conseguir esta intervención, como tener mejor calidad de vida y más libertad, sin embargo, también hay ciertos puntos que se deben tener en cuenta después de un trasplante, que implican el cuidado de su nuevo órgano o tejido, como:

  • Prevenir el rechazo

Uno de los riesgos que se corren en un trasplante, es que el cuerpo rechace (luche) el nuevo órgano. Esto puede suceder, si el sistema inmunológico del cuerpo se da cuenta de que el órgano es de otra persona, para evitar que eso pase, se deben tomar medicamentos para debilitar el sistema inmunológico del cuerpo, mientras el proceso de adaptación se completa. Este medicamento se denomina inmunosupresor, o un medicamento anti-rechazo y se debe tomar como el médico lo indique, si se olvida incluso una dosis, se podría correr el riesgo de perder el nuevo órgano, sin embargo, la medicina anti-rechazo también tiene riesgos y efectos secundarios, por eso es importante hablar con el médico, acerca de los medicamentos que se deben tomar.


  • Cuidados generales

Se debe controlar periódicamente la tensión arterial, la temperatura y el peso, también se debe prestar atención al volumen de orina, el aspecto y el color. En caso de fiebre, tensión elevada, piernas hinchadas o cambios en el volumen o aspecto de la orina, el paciente debe ponerse en contacto con la consulta del trasplante.

  • Dieta y ejercicio

Es importante tener una dieta baja en sal y grasa para prevenir la presión alta, además, se deben incluir frutas, verduras y bastante líquido. En estos casos, el nutricionista se encargará de realizar un plan de alimentación saludable, que funcione para el paciente con su nuevo órgano. Una vez el paciente se haya recuperado completamente de la cirugía, es posible iniciar una nueva rutina de ejercicios, el ejercicio puede ayudar a mejorar la salud cardiaca y pulmonar, prevenir el aumento de peso e incluso mejorar el estado de ánimo. Es importante hablar con el médico de los tipos de ejercicio que son adecuados, la frecuencia con que se deben hacer y durante cuánto tiempo.

 

Hábitos de vida

Para conseguir una plena reinserción familiar y social ante la nueva situación, se recomienda volver a la vida laboral en un tiempo prudencial, esto forma parte de la rehabilitación global.

  • Higiene personal: Ducha diaria y lavado bucal después de cada comida con dentífrico con flúor. No compartir cepillo dental, peines, toallas, cubiertos, manoplas o esponjas, evitar las uñas largas no cortar nunca la cutícula.
  • Vida sana y activa: Se aconseja ejercicio físico ligero al principio (paseo diario de 1 hora) y luego se puede ir aumentando (natación, bicicleta). Se debe proteger la zona de la cirugía con posibles traumatismos en deportes, juegos, etc. Es importante eliminar hábitos nocivos como el tabaco y el alcohol, no permanecer en lugares públicos cerrados y con mucha afluencia de gente durante al menos 2 meses, no tomar el sol por mucho tiempo.
  • Relaciones sexuales: Se pueden mantener relaciones sexuales con normalidad, en el caso de las mujeres, se recomienda no quedar en embarazo durante los dos primeros años.

 

¿Cuánto puede vivir un órgano?

Por regla general, los donantes deben ser personas jóvenes, de menos de 45 años y sin enfermedades susceptibles de ser transmitidas en el trasplante. En condiciones favorables, la vida de un órgano puede "estirarse" en el individuo trasplantado por mucho tiempo. "El órgano puede vivir sin problema durante toda la vida del paciente trasplantado".

Hoy en día los trasplantados pueden llevar una vida perfectamente normal. Los trasplantes constituyen en la actualidad el principal tratamiento para enfermedades terminales de diferentes órganos, corazón, pulmón, hígado, riñón, páncreas e intestino delgado, lo cual ha permitido salvar la vida de millones de pacientes en el mundo entero.

Gracias a los avances de la medicina, la calidad de vida de los trasplantados ha mejorado enormemente, no solo porque los resultados son mejores, sino porque los postoperatorios son más benignos y la inmunosupresión ya no solo apunta a que no se pierda el órgano, sino a que las personas tengan una vida normal, que los niños crezcan, que las mujeres se embaracen, que puedan estudiar y trabajar, que sea posible tener vida de pareja. Hoy las posibilidades de las personas trasplantadas son cada vez mejores.

 

Fuentes:

https://medlineplus.gov/

www.minsalud.gov.co

http://www.ins.gov.co

https://donaciondeorganos.gov

Comenta y participa

Publicaciones recientes
imagen_noticia Sabe cómo actuar frente a un posible caso de sarampión Hace 1 días
imagen_noticia Victimas conflicto armado Hace 6 días
imagen_noticia ¿Eres esclavo del celular? Tu salud está en riesgo Hace 15 días