Conoce los síntomas de la hepatitis

19 de Mayo de 2020

Conoce los síntomas de la hepatitis

 

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede ser causada por uno de los cinco virus de la hepatitis, A, B, C, D o E. Todos ellos causan enfermedad, pero no siempre presentan síntomas.

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. La hepatitis B, C y D se produce por el contacto con humores corporales infectados; como por ejemplo, la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados y los procedimientos médicos invasores en que se usa equipo contaminado, la hepatitis B además, puede ser causada por transmisión de la madre al bebé en el parto o de un miembro de la familia al niño, así como con el contacto sexual.

Algunas formas de hepatitis son leves y otras pueden ser graves, algunas pueden conducir a la cicatrización, llamada cirrosiso provocar cáncer de hígado.

Las hepatitis agudas epidémicas, producidas por los virus A y E, nunca se hacen crónicas y se curan espontáneamente en la mayor parte de los casos, aun cuando menos del 1 por ciento puede tener un curso fulminante que requiera tratamiento urgente e incluso trasplante hepático.

La hepatitis B aguda se cura en un 90 por ciento de los casos, pero el 10 por ciento restante evoluciona hacia una hepatitis crónica.


La hepatitis aguda por virus C se hace crónica hasta en un 80-90 por ciento de los casos. La hepatitis autoinmune siempre es crónica, todas las hepatitis crónicas pueden evolucionar hacia una cirrosis hepática.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

  • Malestar general
  • Cansancio
  • Náuseas
  • Pigmentación amarilla de piel y mucosas (ictericia)

La hepatitis aguda puede no producir ningún síntoma y pasar desapercibida para el enfermo; en otras ocasiones pueden existir síntomas inespecíficos, como malestar general, cansancio y náuseas. Además, en algunos casos se desarrolla ictericia, es decir, pigmentación amarilla de la piel y las mucosas, que se acompaña de orinas de color oscuro (coluria) y deposiciones blancas o amarillentas (acolia).

Las hepatitis crónicas también se caracterizan por producir muy pocos síntomas y en muchas ocasiones, se diagnostican de forma casual al realizar análisis por otros motivos.

Cuando existen síntomas, los más frecuentes son cansancio, molestias leves e inespecíficas en el lado derecho del abdomen o trastornos leves de la digestión.

Las hepatitis virales son la causa de alrededor de 1,3 millones de muertes al año en el mundo, aproximadamente 390 millones de personas padecen infecciones crónicas de hepatitis B o C, además, el 75% de los casos de cirrosis hepática y cáncer de hígado son producidos por estas infecciones.

En Colombia, en el año 2019, se reportaron 1.329 casos de hepatitis A y 1.858 casos de hepatitis B, la mayor parte de ellos en personas entre los 25 y 39 años. También se reportaron 571 casos de hepatitis C, principalmente en personas mayores de 50 años.

¿Cómo se puede prevenir?

  • Lávate las manos antes de comer y después de ir al baño
  • Usa y consume agua potable
  • Lava bien las frutas y las hortalizas especialmente si las consumirás crudas
  • Lava bien tus alimentos
  • Cocina por completo los alimentos, en especial las carnes rojas, el pollo, el huevo y los pescados
  • Vacúnate contra la hepatitis
  • No compartas agujas para inyectarte fármacos ni drogas
  • No compartas cepillos de dientes, maquinillas de afeitar ni otros objetos que puedan contener restos de sangre
  • Adopta medidas de seguridad en las relaciones sexuales, por ejemplo, usando métodos de barrera como el preservativo
  • Limita el número de parejas sexuales

¿Cómo se trata?

En la mayoría de las personas no es necesario ningún tratamiento especial, aunque las que padecen una hepatitis aguda excepcionalmente grave requieren hospitalización. Después de los primeros días, la persona suele recuperar el apetito y ya no tiene que permanecer en cama. No se requieren restricciones importantes en la dieta ni en las actividades que la persona desarrolla habitualmente, tampoco son necesarios los suplementos vitamínicos. La mayoría de las personas pueden volver a trabajar sin peligro después de remitir la ictericia, aun cuando los resultados de las pruebas de la función hepática no sean completamente normales.

Las personas con hepatitis no deben consumir alcohol hasta estar totalmente recuperadas. Si la hepatitis B provoca una hepatitis muy grave (fulminante), los fármacos antivíricos pueden ser de ayuda, sin embargo, el trasplante de hígado es el tratamiento más eficaz y posiblemente, la única esperanza de supervivencia, sobre todo en adultos.

Por eso, recuerda realizarte chequeos periódicos y visitar a tu médico con regularidad.

COMPARTA EPS te invita a cuidarte, una vez superada la crisis sanitaria generada por el COVID-19, te invitamos a vincularte a nuestros programas de promoción y prevención, puedes acceder a ellos de manera gratuita acudiendo a tu IPS PRIMARIA.

 

Fuentes:

https://www.who.int/topics/hepatitis/es/

https://medlineplus.gov/spanish/hepatitis.html

https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/Paginas/Hepatitis.aspx

https://www.ins.gov.co/buscador-eventos/BoletinEpidemiologico/2019%20Bolet%C3%ADn%20epidemiol%C3%B3gico%20semana%2028.pdf

Comenta y participa

Publicaciones recientes
imagen_noticia Conoce los síntomas de la hepatitis Hace 6 días
imagen_noticia La familia: clave en la alimentación saludable Hace 10 días
imagen_noticia Consejos para controlar el asma Hace 16 días