Cáncer de piel

13 de Junio de 2019

Cáncer de piel

 

En la actualidad las condiciones climáticas se han vuelto más agresivas para nuestro organismo, constantemente nuestros órganos y en especial nuestra piel se ven enfrentados a contaminación, microorganismos y radiación. Pero es nuestra responsabilidad prevenir y minimizar los riesgos de exposición con sencillas medidas diarias para nosotros y nuestra familia.

De acuerdo a cifras del instituto nacional de cancerología, este tipo de cáncer ha venido en aumento a nivel mundial durante las últimas décadas, tan solo en colombia, se registró un aumento porcentual del 78% de los casos registrados del año 2003 al 2007. Dejando en evidencia que las condiciones de riesgo aumentan exponencialmente y las medidas de disminución de potenciales factores de generación de cáncer deben ser conocidas por la población de una manera más efectiva.


Las investigaciones acerca de este tipo de cáncer, han determinado que las principales causas de cáncer de piel son la exposición al sol y a radiación ultravioleta, durante la vida del individuo, en su mayoría la mayor exposición solar se presenta durante la infancia por las actividades de recreo, y los riesgos aumentan en periodos de exposición prolongados generando lesiones en la piel imperceptibles. Es por esta razón que el cuidado de la piel se debe implementar desde edades tempranas para disminuir el riesgo.

 

¿Qué es el cáncer de piel?

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, que nos protege de las infecciones y del sol. La piel tiene tres capas: epidermis, dermis y tejido graso; en la epidermis se produce la melanina, que es un protector natural de sol. Las personas de piel negra tienen mucha melanina; por el contrario, las personas de piel blanca casi no la tienen.

El cáncer de piel tiene origen en las células de la piel. Algunos otros tipos de cáncer se originan en otras partes del cuerpo, pero pueden propagarse a la piel, aunque no se determine como tal.

Existen tres tipos principales de cáncer de piel:

  1. Cánceres de piel de células basales (carcinomas de células basales)
  2. Cánceres de piel de células escamosas (carcinomas de células escamosas)
  3. Melanomas

 

Cáncer de células basales y cáncer de células escamosas

Los cánceres de células basales y de células escamosas son, por mucho, los tipos de cáncer de piel más comunes. Ambos cánceres se detectan principalmente en las partes del cuerpo expuestas al sol, tales como la cabeza y el cuello. Estos cánceres se relacionan fuertemente con la exposición solar que haya tenido una persona.

Los cánceres de células basales y escamosas tienen una probabilidad mucho menor de propagarse a otras partes del cuerpo y de representar una amenaza a la vida en comparación con los melanomas. Aun así, resulta importante encontrarlos y tratarlos a tiempo. Si no son atendidos, pueden crecer más e invadir los tejidos y órganos cercanos, lo que causa cicatrices, deformidad, o incluso pérdida de la función de algunas partes del cuerpo. Algunos de estos cánceres (especialmente cánceres de células escamosas) se pueden propagar si no son tratados, y a veces incluso pueden causar la muerte. 

 

Melanomas

Los melanomas son cánceres que se originan de los melanocitos, las células que producen el pigmento marrón que le da a la piel su color. Los melanocitos también pueden formar crecimientos benignos (no cancerosos) que son conocidos como los lunares. (Su médico puede usar el término nuevo para referirse a un lunar).

Los melanomas pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero son más propensos a comenzar en ciertas áreas. El sitio más común en los hombres es en el torso (pecho y espalda). En las mujeres, las piernas son la parte donde se presentan con más frecuencia. El cuello y el rostro son otros sitios comunes donde se origina el melanoma.

Los melanomas no son tan comunes como los cánceres de piel de células basales y de células escamosas, pero pueden ser mucho más graves. Al igual que el cáncer de células basales y de células escamosas, el melanoma casi siempre es curable en sus etapas iniciales. No obstante, si no se atiende, el melanoma tiene una probabilidad mucho mayor de propagarse a otras partes del cuerpo (donde es muy difícil de tratar).

 

Otros tipos de cáncer de piel

Además, existen muchos otros tipos de cáncer de piel, pero son mucho menos comunes:

  • Carcinoma de células de Merkel
  • Sarcoma de Kaposi
  • Linfoma cutáneo (piel)
  • Los tumores de los anexos de la piel (tumores que se originan en los folículos pilosos o en las glándulas sudoríparas u oleosas)
  • Varios tipos de sarcomas

En conjunto, estos tipos representan menos de 1% de todos los casos de cáncer de piel.

Para los médicos, resulta importante separar los tipos de cáncer de piel, ya que son tratados de maneras diferentes. También resulta importante saber cómo lucen los cánceres de piel. Esto puede que ayude a encontrarlos en la etapa más temprana posible, cuando son más fáciles de tratar y tienen más probabilidades de ser curados.

 

Factores de riesgo

La radiación ultravioleta es mayor en los países que se encuentran en la línea del Ecuador, donde se ubica Colombia. La radiación ultravioleta aumenta 4% por cada 300 metros más de altitud, por lo tanto, poblaciones ubicadas en el área Andina tienen mayor radiación a medida que se ubican en sitios más altos. También se debe tener en cuenta que la nieve, el asfalto y la arena reflejan la radiación y aumentan la cantidad de UV recibida por una persona. Finalmente, el agua no bloquea la penetración de la radiación, de hecho, a medio metro de profundidad aún se recibe un 40% de luz UV.

Por esta razón es importante que las medidas de protección se realicen independientemente de estar localizados en climas de percepción fríos o ajenos a áreas sobre el nivel del mar, dado que la exposición es constante y depende de variables únicas para los individuos.

Las luces artificiales también son fuente de radiación ultravioleta, luces que podemos encontrar en pantallas de celular, computadores y en bombillas de luz, que generan incremento de exposición y acumulaciones en la piel.

El tipo de piel también es factor diferencial en el riesgo a padecer cáncer de piel, las personas con cantidades más bajas de melanomas en su piel tienden a absorber los rayos UV en mayor cantidad incrementando el riesgo, es decir que personas de tez más blanca son más propensos a daños en su piel por exposición directa. Aunque los factores hereditarios juegan un papel fundamental en la aparición de cáncer de piel como en los demás tipos de cáncer.

De acuerdo al instituto nacional de cancerología, la media de edad de los casos de cáncer de piel fue de 62 años. A medida que avanza la edad, aumenta gradualmente la frecuencia de las neoplasias cutáneas en ambos sexos, con un pico en los mayores de 75 años, grupo en el que se concentró el 30% de los nuevos casos durante el periodo en mención. Aunque estos hallazgos pueden explicarse por patrones poblacionales de aparición de la enfermedad y patrones de remisión a la institución, concuerdan con lo descrito en otras poblaciones, en las cuales se registra un incremento de las tasas de incidencia a partir de la quinta década y, un pico, durante la séptima y la octava décadas (8). De los 11.780 casos nuevos de cáncer de la piel, 5.490 (46,6 %) eran hombres y 6.290 (53,4 %) mujeres. Los casos nuevos aumentan con la edad y existe una leve diferencia de nuevos diagnósticos, mayor en las mujeres en la mayoría de los grupos etarios. No obstante, otros estudios con estandarización poblacional evidencian un predominio de la incidencia en hombres.

 

Prevención

Los siguientes son consejos que disminuyen los riesgos de contraer enfermedades en la piel, es de vital importancia que se adicionen a la rutina diaria para establecer una protección prolongada:

  1. Minimice y evite la exposición directa al sol durante las 10 a.m y las 3 p.m
  2. Durante la exposición usar sombreros que cubran las zonas de la cara y cuello, orejas entre otros.
  3. Si la protección es prolongada, usar camisas manga larga o de cuello alto que le protejan del sol.
  4. Usar gafas con filtros solares certificados y asegúrese que lo protejan de la radiación ultravioleta.
  5. Aplicar en periodos cortos de exposición protector solar de amplio espectro, que tengan protección contra los rayos UVA Y UVB, es importante tener en cuenta el factor de protección solar mínimo de 30.
  6. Recuerde que los protectores solares están diseñados para disminuir la cantidad de radiación que penetra la piel, pero los bloqueadores totales no existen, de igual manera se deben aplicar cada 20 minutos para asegurarse que estén funcionando como es debido.
  7. Dependiendo de tu fenotipo la cantidad de cuidados que debe tener con las exposición se incrementa, todas las zonas del cuerpo deben tenerse en cuenta.
  8. Las prendas de algodón o licra, transmiten menos cantidad de rayos UV, pero debes tener en cuenta que la cantidad aumenta cuando las prendas están mojadas
  9. Los individuos con acné tienen una piel con mayor sensibilidad a la exposición solar, ya que su piel es más fina en las áreas que presentan alteraciones. Se recomienda que se usen protectores solares en gel, no
  10. Nunca use cámaras bronceadoras, numerosos estudios han demostrado que afectan la piel de manera directa.

Es importante que tenga en cuenta, las medidas de protección para prevenir lesiones futuras, que constantemente esté controlando los lunares de tu cuerpo, reportando cambios de color, de forma entre otros. Y que consulte a su especialista dermatólogo para monitorear cualquier alteración de la piel. Prevenir es su responsabilidad.

 

 

 

Fuentes:

www.infosalus.com

www.minsalud.gov.co

Cáncer de piel en Colombia: cifras del Instituto Nacional de Cancerología

www.cancer.org

Comenta y participa

Publicaciones recientes
imagen_noticia Sabe cómo actuar frente a un posible caso de sarampión Hace 1 días
imagen_noticia Victimas conflicto armado Hace 6 días
imagen_noticia ¿Eres esclavo del celular? Tu salud está en riesgo Hace 15 días